Le robé un verso a M.H. (Miguel Hernández), es el primero y conecta conmigo muchas veces. Y el dibujo son obsesiones, símbolos… hormigas… que para Lorca significaban algo y para mí otro algo. Todos tenemos símbolos que están siempre presentes, pasados, futuros…

Que, por doler, me duele hasta el aliento…

Que si ya no estás, no tengo movimiento,
ni sonrisa,
ni lápices,
ni carne.
Que nuestra historia debió de ser escrita
con sus consecuencias y caricias.

Que, por doler…

Que nunca debí salir de entre las sábanas,
ni debiste ser sueño.
Que estoy partido en dos,
hendido inimaginablemente
y nada ni nadie puede repararme.
Que no quiero soltarme de tu anzuelo,
de tu aorta retorcida y distante.
Que me queda una hora para perder la esperanza
y lanzarme a la horca sin pensarlo.

Que, por doler…

Que, por doler, respiro el dolor cada momento
que te pienso,
que te agarras a las vueltas de mi encéfalo sin estar,
sin ser lo que me debes tú y el tiempo, y el abismo,
y tu maldito océano escupido.
Que te veo hacerte parte del silencio,
una nota helada que se aleja por una calle sin nombre,

entre la basura que olvidan a su paso

corceles y cordeles negros

de luto por lo que me queda de vida

si es vida este dolor que se me queda.

img_1043