Apenas es nada…
Un leve picor en la piel,
una lluvia fina,
una duda ante la certeza,
una insinuación,
una astilla diminuta clavada en el dedo,
un recuerdo fugaz que persiste,
un hipo,
un bulto en la almohada,
un tropezón.

Apenas es nada…
Una tos, una hormiga, un bostezo,
una tilde, un calambre, una mosca,
una mancha, una calada, una cana,
un no, un ras, un dos, un tris.

Apenas, nada,
lo que me separa de flotar
definitivamente en el vacío.
Nada, para convertir mi boca
en una esfera roja sobre el fondo negro espacial
y perder
definitivamente de vista
la atmosfera y el aliento.

Apenas, nada,
para abandonar el mundo de los cuerdos,
para llegar al no volver,
para que las brújulas se vuelvan inútiles
y los calcetines puedan ser sombreros.

Apenas, la microgravedad,
que me hace sentir como un idiota espacial
y me retiene con un hilo de sangre pegado al infarto.
Apenas ese puntito de gravedad
que ni siquiera los físicos entienden,
pero me mantiene conectado a ti
y al resto de seres de esta galaxia.

img_1224