Soy un buen amante on line.
Puedo hacer que imagines con un mensaje
que soy lo que quieres.
Puedo medir en una escala aceptable
el riesgo de cada palabra,
construir mitos,
derribar muros,
sembrar esperanzas.
Y siempre,
y esto es lo más importante,
siempre,
que te quede claro,
siempre
sin mentir.

Tan sólo embistiendo con una maza virtual
los espejos,
las sombras,
los dientes torcidos,
y el puto sistema métrico decimal.

Luego está el bar,
el suicidio público,
el tú a tú,
el gesto,
la paciencia,
los tics,
las posturas
y los primeros 7 segundos
en los que todo el mundo decide
si ejecuta o no
al que tiene enfrente.

 

img_1243