Tienes la cuenca de mi tercer ojo
el hueco de mi escalera
la espina en mi garganta
la piel del tallo de la rosa
la noche constante
el río detenido que se pudre.
Tienes rehenes de mi mañana
la música, toda la música
el silencio helado que corta la primavera
el ombligo, el pozo, la boca, la vagina
el plato de sopa invertebrada
el ojo de la aguja
el interior de las campanas mudas
la letra O, los desagües
el espacio entre los átomos
la cuchara oxidada
la cáscara de mi mundo
el aborto del eco
los cráteres de ceniza de la luna.
Tienes las dormidas armaduras
las ruinas, los féretros
las fundas de la almohada.
Tienes los bordes, las pieles, las cortezas
los agujeros del alma,
sea quien sea el que los haya inventado.
Los tienes en propiedad
sellados en un cajón cerrado a cal y canto
metido en el hueco vacío
que deja mi forma cada vez que intenta
dar un paso hacia otro sitio.
Los órganos hace tiempo que fueron desahuciados
y buscan otro dueño que les ponga pienso en un platillo.

 

foto-8-12-16-17-37-31