Sí, sí,
se proclama a voces, a tuits, a estados:
a todo el mundo le gusta follar.
Les encanta, nos encanta.
Queremos follar a todas horas.
Follar y follar hasta romper el mundo en dos.
Con el último lubricante hecho a base de marihuana.
Follar como Dios manda y como Dios prohíbe.
Con ellos y con ellas.
Por delante y por detrás,
porque se lleva y por probar.
Todos follamos y sabemos lo que queremos,
incluso, lo que quieren.
Follaríamos para sanar al mundo
porque es super revolucionario,
porque lo cura todo,
porque ahora ya se puede
hablar de ello abiertamente.
Tenemos ganas de follar,
aplicaciones para follar,
instrumentos, lugares y tiempos para follar,
porque somos la generación folladora,
que valora la vida por encima del trabajo.
Pero no follamos.
No follamos tanto como decimos.
No con todos, ni con todas.
No a todas horas.
Una folladita virtual y basta.
No vale que nos guste, ni él, ni ella, ni follar.
No vale.
A tontas y locas, de verdad, no vale.
Siempre con condón, eso sí, de la cabeza a los pies,
con la misma caja de condones de hace meses,
que no se acaba nunca,
que no caduca nunca.
Nos gusta follar, pero no tanto como para hacerlo.
Para dar un me gusta, sí.
Me gusta follar.
Es todo.
Tú contigo y yo conmigo.
Fóllate y punto.
Y hablemos.
Hablemos de Wallace, o de Sade, o del tiempo…
Del tiempo que llevamos sin follar.
Follémonos las mentes y los perfiles
y quitémonos las ganas corriendo y no corriéndonos.
O corriéndonos solos en el sofá o en la ducha.
No le digamos nunca a nadie
quiero follarte.
Mejor construir algo primero,
Una página web, por ejemplo, un blog, por ejemplo.
Conozcámonos primero
aunque nos lleve una vida.
Ya habrá tiempo para follar cuando seamos viejos.
Follar, sí,
pero a ese, no, ni a esa, ni a ese, ni a esa.
A ese, que puede ser el definitivo, sí.
A esa, que tiene todo lo que siempre quise, sí.
A los demás, no.
Pero como nos gusta.
Como me gusta.
Tanto como para publicarlo.
Me gusta tanto.
Siempre me gustó.
Recuerdo que me gustaba
follar.
Recuerdo aquella follada.
La recuerdo.
Me gustó.
Mucho.
Muchísimo.

img_20170103_195856