LOS PASOS PERDIDOS

III

Tengo una facilidad ingrata con el tiempo
que baila entre el hielo diluido en el presente:

Veo la deformidad del ahora
como mellas en un arma homicida.
Veo mis células gigantes provocando
el derrumbe de este imperio nocturno.
Veo y traduzco la miseria
como una madre que limpia una mancha de mugre
con saliva escarchada.

Mi reflejo es siempre de azogue carcomido por los años.

Con cada mirada
blando un látigo
que destierra
a la piedad
y a los piadosos.

Venero las nubes de humo que camuflan mi boca.

Mi voz no forma parte de mi cuerpo.
Está acrisolada
en la cúpula imposible del anhelo.

Miro alrededor
y todos cuchichean descalzos
hacen de la risa un ejercicio gimnástico
merodean el mérito de ser felices.

¿Y yo?
¿Qué tengo yo para echar en el caldero?
¿Acaso guardo alguna reliquia comprensible?

Mejor me enfundo en unos calcetines silenciosos
y cuando vuelva a casa
tendré una corona de versos cianóticos
y unos pies de magma
y un pecho bien arrugado.

 

Foto 15-3-17 14 21 09