CUANDO DEJÉ EL PRIMER BESO EN TU BOCA

 

Cuando dejé el primer beso en tu boca
los delicados ojos del otoño ya empezaban a entornarse.

Cuando dejé el primer beso en tu boca
brotó la púrpura como de un pozo herida.

Cuando dejé el primer beso en tu boca
cuando mi beso reposaba en la blandura helada
de una taiga celeste sin rebaños
se apretaron las ascuas de la tierra
como carnes incandescentes alrededor de un agujero primordial.

Cuando hendía con mi primer beso
la madrugada salada de tu boca 
corrieron las palabras en un laberinto espiral
vertiginoso instante de perfecta distancia
entre el rayo y el árbol.

Cuando no era mío mi primer beso sino tuyo
ya siempre para siempre tuyo
clavado en el vestigio de lo que el futuro sería
se estiraron las flores como músculos de clorofila
deshilachados por los dedos del alfarero universal.

Cuando mi beso fruta roja saboreada
cuando mi beso boca a boca auxilio fermentado
abandonada lengua de aves migratorias
cáliz vacío derramado todo cuero vacío
néctar recorrido una y mil noches de suicida
llave del hogar en la tormenta
daba pasos de niño vacilantes
en la luz solar cegadora de lágrimas ausentes.

Cuando pasó pasabas como una estación errante
huérfana de posibles consecuencias
con secuencias dibujadas en velas sin viento
acarcavados besos extirpados miembros fantasmas
de mí mismo arqueológicas piezas
de líquidos museos destruidos
por un injusto apego a la distancia.