Piange questa distanza
desbordada de saber amar
como cuando era brote de piedra
templado tambor ojo tiritando placentario.

Tu clavícula obsesiva me muerde desde adentro
tengo los bolsillos anegados de caricias
me crecen uñas sedientas de tu espalda.

Piange piangendo il mio cuor’antico
¿Por qué siempre hemos de ir hasta la luna?
¿Cerrarás tu boca y tu camisa
cuando se consuma el metro próximo?
Lo sé lo intuyo pandoriano.

Querrás jugar con tu arquitectura de arena
ninfa de arena de tiempo encerrado enterrado
en la arena orilla olvidada de los días
entre mis rizos olas salinas desbocadas
alientos huérfanos sin marea.

Pianto il mio caro tesoro in terra asconde
caracolas antaño vacías repletas de mis lágrimas
abandonadas en la playa
reverberando preguntas calcárea melancolía
dónde está dónde
estás dónde muero dónde
tu órgano líquido dónde
si adesso no esiste la distanza.

Así jugamos en este abrazo imposible
todavía del mar a la tierra al mar
alimentando especies futuras de brazos
abrazos de espuma que escurre
su desesperanza salina sobre la arena espiral.

IMG_20170708_130145